10.jpg

Con meses e incluso años antes de nuestro periodo de vacaciones planeamos lo que haremos en los días libres… destino, transporte, si es terrestre o aéreo, definimos presupuesto y ajustamos el itinerario; sin embargo, hay algo a lo que restamos importancia que puede definir en gran medida cuan bien o mal la pasemos en nuestro viaje: ¡El equipaje!

Por lo general una noche, e incluso horas antes, empacamos algunas cosas, que creemos esenciales, y en muchos casos luego desestimamos, sin tener en cuenta variables de importancia.

A continuación te presentamos una checklist de asuntos, no tan obvios, a tomar en cuenta a la hora de preparar la maleta.

1. El destino ¿Frio o calor? ¿Qué hay de la humedad relativa? Lo primero decidirá que prendas debemos llevar y lo segundo que tipo de telas debemos emplear según la humedad en el ambiente.

2. Abrigo, si vas a clima frío es más que necesario que empaques unos cuantos, si vas a clima templado o caliente uno de tela ligera servirá en el vuelo o recorrido, e incluso si el terminal queda alejado será más que necesario.

3. ¿En bus o avión? Esto determinará si es más útil una maleta de rodachinas o una mochila con varios compartimientos, la primera puede causar incomodidad al llegar a un terminal terrestre y la segunda contratiempos en la banda deslizadora en un aeródromo.

4. Elementos de primera necesidad en el equipaje de mano: documentos personales, dinero en efectivo, un abrigo, música o un libro si necesitas distraerte.

5. Aseo personal, suele ser lo que no consideramos más relevante, y lo que más riesgo corremos de dejar en casa, pero es elemental, llevemos con nosotros el jabón y el shampoo que acostumbramos usar, para que no pasemos malos momentos por cuenta de alergias o incomodidades.

6. Snacks o alimentos que puedas ingresar a bordo, serán útil si el recorrido es prolongado y más si llevas una dieta o un estilo particular de alimentarte.

7. ¡Medicamentos! A donde vayas deben ir contigo y si son de primera necesidad y los debes llevar a bordo recuerda presentar la documentación que respalda su uso para que no tengas contratiempos o corras el riesgo sin poder viajar con ellos.

Por último y no menos importante: ¡Ten en cuenta lo que NO puedes almacenar en tu equipaje de mano o en el de cabina! Es tan importante tenerlo claro como lo que quieres llevar.

Puedes consultar algunas de estas recomendaciones en: https://goo.gl/KEhfCp